was successfully added to your cart.

Carrito

no image added yet.

1.Empacan como pros

​Las personas que viajan a menudo entienden cómo empacar. Ya sea por negocios o placer, si alguien va a enviar su equipaje o no, saben lo que necesitan para cada día y planean tener espacio para llevar las cosas a casa si van de compras.​

También embalan para los peores escenarios posibles, tales como faltar un vuelo o un vuelo que es cancelado, eso significa tener algo importante, como un cepillo de dientes, medicamentos, y un nuevo conjunto de ropa, en todo momento.

2. Conocen sus aeropuertos

Las personas que viajan a menudo entienden cómo empacar. Ya sea por negocios o placer, si alguien va a enviar su equipaje o no, saben lo que necesitan para cada día y planean tener espacio para llevar las cosas a casa si van de compras.

También embalan para los peores escenarios posibles, tales como faltar un vuelo o un vuelo que es cancelado, eso significa tener algo importante, como un cepillo de dientes, medicamentos, y un nuevo conjunto de ropa, en todo momento.

3. Ellos saben lo que les gusta

Otra cosa que distingue a los viajeros mundanos, están familiarizados con diferentes aerolíneas  y saben lo que quieren en un avión. Si aman los asientos de la ventana o prefieren estirarse hacia fuera en el pasillo – ideally en clase de negocio, natch – piensan en sus prioridades y hacen arreglos bien antes de check-in.

4.Comprueban todo

Ayuda a que sean adaptables y piensen en sus pies,  pero lo que distingue a los viajeros profesionales es su capacidad para planear lo peor.  Se toman fotos de su pasaporte para mantener el teléfono, y hacer planes alternativos.  También revisan todo antes de salir de casa. Se aseguran de que sus asientos están asignados, echar un vistazo a su itinerario, y corregir sus boletos. Incluso pueden pesar su maleta antes de llegar al aeropuerto, por lo que no están nerviosos si su bolsa es demasiado pesada.

5. Comprueban todo

Ayuda a que sean adaptables y piensen en sus pies,  pero lo que distingue a los viajeros profesionales es su capacidad para planear lo peor.  Se toman fotos de su pasaporte para mantener el teléfono, y hacer planes alternativos.  También revisan todo antes de salir de casa. Se aseguran de que sus asientos están asignados, echar un vistazo a su itinerario, y corregir sus boletos. Incluso pueden pesar su maleta antes de llegar al aeropuerto, por lo que no están nerviosos si su bolsa es demasiado pesada.