was successfully added to your cart.

Carrito

Luego de tomar las decisiones más difíciles con respecto a tu próximo viaje, dónde ir y cuándo y cuánto puedes gastar, ya estás listo para presionar “pague ahora”. Pero es entonces que se presenta una nueva interrogante: ¿quieres añadir el seguro de viajes?, no existe una póliza de seguros que evite que alguna situación inesperada arruine tus vacaciones. Pero si gastaste mucho en tu viaje el seguro por lo menos puede ayudarte a recuperar una buena parte del dinero que de otro modo perderías. Aquí te presentamos las preguntas más importantes que debes hacerte para decidir si lo compras o no.

1. ¿Qué tan probable es que te enfermes o se enferme tu compañero de viaje?

Si tu respuesta es “muy probable”, entonces sería muy sensato comprar una póliza de cancelación de viajes. Algunas agencias de seguro incluyen una cobertura para enfermedades preexistentes si compras la póliza dentro de cierto tiempo.

  2. ¿Qué tan probable es que pierdas tu empleo antes del viaje o que lo pierda tu compañero de viaje?

En muchas pólizas se considera esto como una razón válida de cancelación, aunque los términos pueden variar.

  3. ¿Tu equipaje incluye ropa, joyería o equipo costoso?

Si viajarás con artículos que deberías asegurar verifica si tu póliza actual los cubre. Tu compañía de tarjeta de crédito podría ofrecer una cobertura para tus maletas registradas o hasta para tu equipaje de mano. Tu póliza como propietario o arrendador de vivienda también podría cubrir algunos de tus artículos de valor (si no tienes, puedes añadir una cobertura provisional a tu póliza). Si decides comprar una póliza de seguro de viajes por separado, debes saber que te reembolsarán el valor de los artículos de valor en tu equipaje perdido o robado en efectivo y solo hasta un límite establecido (a menudo de $500). Otras pólizas también podrían cubrir el valor “razonable” de compra de los artículos de reemplazo, como ropa, que puedas necesitar mientras esperas a que llegue tu equipaje.

4. ¿Qué tan vulnerable eres a las condiciones del tiempo extremas?

Si compraste un paquete de viaje y un evento climático extremo obliga a cancelar el viaje por completo, recibirás un reembolso (excepto por los pasajes extra y otros gastos). Pero considera otras posibilidades. ¿Tu itinerario incluye escalas en donde la nieve y el hielo podrían causar retrasos o la pérdida de vuelos de conexión? ¿Viajarás cerca de un océano en el verano o el otoño? Si es así, ten en mente la temporada de huracanes: del 1.º de junio al 30 de noviembre en el Atlántico y del 15 de mayo al 30 de noviembre en el Pacífico este. Si los huracanes pueden presentar un problema, asegúrate de que tu póliza provea para “desastres naturales” y cómprala con mucho tiempo de anticipación. La cubierta por lo general aplica solo si la compras antes de que el huracán reciba el nombre oficial.

 5. ¿Cuánto dinero puedes gastar si ocurre algo inesperado, o extremadamente inesperado?

Muchas pólizas de seguro también ofrecen coberturas si el desastre ocurre en tu hogar. Por ejemplo, las pólizas que incluyen en sus términos “residencia principal inhabitable” te permitirán cancelar tu viaje para que puedas lidiar con las situaciones de última hora, desde robos hasta inundaciones.  Y entonces, por supuesto, están los eventos fortuitos. ¿Recuerdas esa erupción volcánica en Islandia en abril de 2010?  La nube de ceniza que quedó como resultado de la erupción forzó la cancelación de todos los viajes desde y hacia Europa por seis días, lo cual afectó a unos 10 millones de pasajeros. En dichas situaciones, las pólizas de seguro ofrecen reembolso de gastos de hotel y alquiler de autos hasta un límite establecido.